Categorías
Revista Olímpica

El periodismo deportivo de hoy (III). Las nuevas competencias profesionales en la prensa escrita

Dada la convergencia digital y la globalización del deporte, hoy, el periodismo escrito, en general, y el deportivo, en particular, enfrentan una transformación. Sin embargo ¿se trata de un nuevo periodismo o del periodismo clásico que cuenta con unas nuevas herramientas? He aquí algunas reflexiones.

Por  Alberto Galvis Ramírez

Director de la Revista Olímpica y Presidente de la Academia olímpica Colombiana.

Las nuevas tecnologías han obligado a los medios de comunicación a reinventarse, para dar lugar a un nuevo ecosistema digital, que permita el cumplimiento del deber y la supervivencia económica, que ha afectado especialmente a los diarios y a los medios impresos.

Todos los periodistas, los viejos y los nuevos, hemos tenido que transitar hacia la convergencia digital, los primeros, con algunas dificultades, como la asimilación y el aprendizaje de la propia tecnología, y los segundos, con algunos conflictos, que se pueden reflejar en la prevalencia de las ventajas digitales, por sobre la calidad, la veracidad, la responsabilidad y la rigurosidad de los mensajes enviados.

Todos a una hemos tenido que pensar en multipantallas, páginas web, dispositivos móviles y redes  sociales, como también a la creación  de  nuevos lenguajes y narrativas, a la generación de contenidos, a cambios en los géneros periodísticos y a nuevas audiencias.

La convergencia de medios ha roto con la hegemonía de la comunicación lineal y unidireccional, ha alterado la lógica de las industrias culturales, ha abierto opciones en los contenidos, ha propiciado rupturas con los esquemas de funcionamiento tradicionales de las empresas mediáticas, ha generado otras opciones en los modelos de negocios y ha cambiado los esquemas de producción y difusión.

En este artículo haremos una respetuosa comparación entre el periodismo escrito de la era analógica y el periodismo escrito de la era digital.

Tiempos y espacios

Tradicionalmente, el periodismo escrito se ejercía en el perímetro y la jurisdicción de los medios análogos, con las limitaciones propias del limitado espacio físico destinado (diario o revista impresos) y en el tiempo de vigencia, que se extendía a las 24 horas de cada día o a la periodicidad de la respectiva publicación (semanal, mensual, bimensual, bimestral, etc.). Esto significaba que los contenidos publicados en la edición impresa tenían una vigencia inmodificable, hasta que saliera la siguiente edición; cualquier error o cualquier modificación al suceso contado permanecían inalterables durante el resto del día y la noche siguiente, de la semana, del mes etc. A ello se agregaba el alto costo de las impresiones y otros gastos adicionales. 

Los medios virtuales, que se manejan con vínculos que llevan a un espacio Web, permiten corregir en esa Web, cualquier error y actualizar la información, si fuere el caso. Además admiten una gran variedad de formatos, como el podcast, el audio y el video. De igual manera, sus costos son tan bajos, que cualquier particular puede fundar un medio de comunicación y mantenerlo hasta con sus propios recursos.

Muchos medios impresos en el mundo o han desaparecido por razones económicas (las ventas de publicidad y de ejemplares han bajado notablemente, por la rapidez y la inmediatez de lo virtual) o han migrado a lo digital. Los que sobreviven luchan por encontrar fórmulas que les permitan sobrevivir, como la ampliación a otro tipo de negocios. 

Requisitos y responsabilidades

Los medios análogos exigían dos requisitos a los periodistas de los medios impresos:

1. Las condiciones personales y profesionales suficientes, y 

2. Los conocimientos personales y profesionales suficientes. 

Los medios digitales exigen estos dos requisitos, además de:

3. Una gran destreza y pertinencia en la comunicación digital.

Tradicionalmente, el buen periodismo escrito ha tenido seis responsabilidades macro:

1. Profesional, para hacer bien el trabajo; 

2. Ética, para apegarse a la verdad;

3. Social, para servir a la comunidad; 

4. Conceptual, para generar opinión.

5. Educativa, para educar con lo que informa u opina, y 

6. Respetuosa de la dignidad e intimidad de sus personajes.

Los medios digitales tienen las mismas responsabilidades, ejercidas en canales y medios virtuales.

Foto: El Universal.

Características

En los medios escritos análogos tradicionales, el periodista debía:

1. Tener los características suficientes para cumplir con sus obligaciones.

2. Saber interpretar y reinterpretar el mundo, para generar soluciones.

3. Conocer los géneros periodísticos.

4. Encontrar en los géneros periodísticos sus propias habilidades y desarrollarlas, sin olvidarse de lo demás.

5. Mantenerse bien informado.

6. Ser un gran lector.

7. Escribir bien y continuamente.

8. Proponer nuevos contenidos. 

9. Reinventarse, permanentemente.

En los medios virtuales del presente se deben cumplir esas mismas condiciones y agregarle:

7. Entender las lógicas multimedia y tras media.

8. Estar  preparado  para  afrontar  la  simbiosis entre la comunicación  unidireccional  y  la omnidireccional.

9. Saber producir nuevos contenidos, lenguajes y narrativas multimedia, pero fieles a la calidad.

10. Implementar tecnologías y redes.

11. Crear formatos informativos e interactivos,  acordes  con  las  preferencias  de  la audiencia.

12. Ser hábil en los procesos de producción de contenidos digitales desde su concepción, creación, producción y distribución, hasta su uso.  

13. Dominar las TIC con  sonidos,  imágenes  y  colores,  con animaciones 2D y 3D y ser agentes activos e innovadores de soluciones digitales.

14. Hacer énfasis en el emprendimiento 3.0, con decisión y paciencia.

16. Ser creativos en el conocimiento multimedial.

¿La comunicación digital da lugar a un nuevo periodismo escrito?

En el verdadero sentido no, porque lo que se genera con este arrollador fenómeno no es un “nuevo periodismo”, sino unas “nuevas formas de ejercer el periodismo”, pero el periodismo sigue siendo el mismo, aquel oficio que le debe fidelidad y respeto sólo a la verdad.

Próxima entrega, edición del 23 de abril: las nuevas competencias profesionales, en los medios audiovisuales