Categorías
Revista Olímpica

Heimy Sandoval, jueza barranquillera, en la natación de París 2024

Después de 25 años impartiendo justicia en la natación colombiana, bolivariana y centroamericana y del Caribe, hará historia porque será la primera mujer barranquillera en ser juez en unos Juegos Olímpicos y la única representante de Colombia y de Suramérica, como árbitro de natación en París 2024.

Por Luz Mila Torres Ruiz

Especialista en periodismo deportivo, énfasis en deporte olímpico.

Ella, de hablar y sonrisa pausada, fue creciendo con perfil bajo. Pero pensando en el alto nivel empezó a romper barreras y estereotipos de género en el juzgamiento deportivo, en una disciplina como la natación, en la cual sólo se encontraban hombres imponiendo orden en las piletas. 

Con perseverancia y disciplina se convirtió en juez FINA (Federación Internacional de Natación), hoy conocida como World Acuatics, encargada de regular las normas de la natación competitiva a nivel mundial, y juez árbitro de la Panam Acuatics. Ser árbitro internacional de la World Acuatics, equivale a ser árbitro FIFA, en fútbol.                                                                                                 

Cuando empezó a capacitarse, en su grupo no había mujeres. Se formó con hombres y comenzó a arbitrar a hombres. A veces le preguntan los motivos que tenía para ser jueza, porque querían saber y comentar la decisión:

“Acá en Barranquilla había en la liga de natación del Atlántico más hombres que mujeres, que solo éramos dos. Nos empezamos a capacitar en varios torneos nacionales a los cuales íbamos. Y a medida que me fui capacitando me fueron rotando en otras posiciones, porque tenemos que pasar por todas las modalidades  de juzgamiento: juez de nado, juez de vuelta, juez de llegada, juez de salida, hasta llegar a la de árbitro. Y cuando a uno lo ponen para ser árbitro es porque lo ha hecho bien”.

Por mucho tiempo discriminadas sistemáticamente, pero con la evolución de la igualdad de género en el deporte, el tema de impartir justicia no ha sido la excepción de la regla. Por eso es normal ver hoy en día en los escenarios deportivos de fútbol, por ejemplo, a mujeres árbitros, quienes, sin embargo, se enfrentan aún a numerosas discriminaciones, asentadas tanto en la ley como en la práctica.

En el deporte, el juez es quien imparte justicia con equilibrio, con imparcialidad, hace respetar las reglas, y como en toda profesión, requiere de preparación, constancia y perseverancia 

FINA_World_Championships2017/Copyright_Deepbluemedia

-¿Cómo se inclinó por el arbitraje en natación?

“Incursioné en el juzgamiento en el año 1998 como cronometrista. Hice mi servicio social obligatorio que me pidieron en el colegio donde estudié, el Instituto Peztalozzi, como alfabetizadora deportiva. Me interesó mucho la natación y me gustó el juzgamiento. Luego ocupé otras posiciones, como juez de vuelta, oficial mayor y jefe de cronometristas”.

No es una figura nueva en las competencias mayores: lleva 25 años de ser juez en natación de carreras, en la lista número 21 de World Acuatics.

Heimy no se embarcó en esta carrera para hacer historia, tampoco lo hizo pensando en derribar barreras, solo se enfocó en su trabajo y en hacerlo bien. Sin embargo, lo cierto es que desde el año 2017 no ha parado de hacer historia. Estuvo en el mundial de natación en Budapest 2017 y se puede decir que como juez completará el ciclo olímpico colombiano, como lo han hecho muchos atletas de su departamento y de su país: Juegos Bolivarianos, Santa Marta 2017 y Valledupar 2022; Juegos Centroamericanos y del Caribe Barranquilla 2018 y San Salvador 2022; Juegos Panamericanos 2015 en Toronto, Canadá y estará en los Juegos Olímpicos París 2024.  

El deporte de alto rendimiento, que incluye no solo a atletas, sino también a entrenadores y jueces, es cruel y excluyente, porque a unos Juegos Olímpicos, la competición más grande e importante del mundo, no clasifica cualquiera. Es cruel, porque es grande el esfuerzo para alcanzar y mantener la capacidad a niveles excepcionales de desempeño, y excluyente porque una determinada actividad deportiva implica la búsqueda constante de la excelencia y el logro de resultados sobresalientes, por encima de los demás.

Así como un atleta de alto rendimiento  en cualquier disciplina deportiva sueña con el  Citius, Altius, Fortius (más alto, más rápido, más fuerte) en unos Juegos Olímpicos, los encargados de juzgar en cualquier deporte, también. Y Heimy tuvo su sueño olímpico.

“A medida que fui ascendiendo y conociendo más la modalidad; a medida que fui asistiendo a los campeonatos y adquiriendo más responsabilidad de ser árbitro, y cuando cumplí el ciclo olímpico, casi dos veces, mi meta era ir a unos Juegos Olímpicos. Y cuando supe que eran en París, me enfoqué en que yo quería ir, porque es un país que quería conocer, una cultura de la que he leído mucho y me gusta. Me lo enfoqué … me lo enfoqué mentalmente y se me cumplió mi sueño”.

Así como las mujeres deportistas olímpicas de Colombia, María Isabel Urrutia, Mariana Pajón, Caterine Ibarguen, medallistas de oro, aportaron con su participación en los Juegos Olímpicos, para demostrar con resultados deportivos que fueron capaces de sobrepasar todos los obstáculos que se le presentaron, una mujer nacida en Barranquilla, Heimy Sandoval Barranco, también aportará impartiendo justicia en la consecución de sus metas deportivas (sus sueños olímpicos) y, con ello, transformar los estereotipos, para convertirse en un ejemplo a seguir.