Categorías
Revista Olímpica

María José Uribe: “el golf ha sido mi vida”

La golfista santandereana disputará sus terceros Juegos Olímpicos consecutivos, en París 2024. Pionera de las participaciones olímpicas del golf femenino colombiano (en Río 2016), Mariajo ha sido tan apasionada a su deporte, que ha dejado de lado sus estudios, para mantenerse en el grupo élite mundial.

Por Alberto Galvis Ramírez

Director Revista Olímpica y Presidente Academia Olímpica Colombiana

Fue en Girón, Santander, a nueve kilómetros de Bucaramanga, hacia el sur, la Ciudad blanca que hace parte de la Red de Pueblos Patrimonio de Colombia y que conserva en sus casas de adobe y teja española; en sus calles empedradas, y en seis pequeños puentes, sobre hilos de agua que mueren en el Río de Oro, la memoria intacta de los siglos XVI, XVII y XVIII, en donde nació, el 27 de febrero de 1990, María José Uribe Durán, convertida hace varios años en la mejor golfista de Colombia, hoy rumbo a sus terceros Juegos Olímpicos, los de París 2024.

Mariajo, como es llamada, creció con la afición por el golf, ya que su padre, Sergio Uribe, lo practicó luego de hacerse socio del Ruitoque Golf Country Club, uno de los más exclusivos centros sociales de la capital de Santander. En los campos del club, Silvia, la mayor, y María José compartieron con su padre largas jornadas de golf, que los fueron acercando a este deporte, especialmente a la menor, quien demostraba muchas condiciones para esta disciplina, especialmente porque le gustaba.

En 2003, con 13 años, María José emergió como gran promesa del golf colombiano, cuando se adjudicó el título nacional infantil (12-13 años). Al año siguiente fue subcampeona suramericana prejuvenil y jugadora Revelación del Año.

En 2005, Uribe fue campeona nacional infantil, en la categoría 14-15 años, y también en el suramericano prejuvenil, resultados que la develaron como uno de los grandes talentos del golf suramericano.

En el 2006, Mariajo Uribe alcanzó los cuartos de final, del U.S. Women’s Amateur Public Links, y fue campeona suramericana juvenil.

Luego de este resultado, la Universidad de California -institución educativa reconocida en Estados Unidos por su apoyo al golf- la invitó a unirse a su institución, para cursar la carrera de psicología. Con disculpa de ser estudiante, María José logró adjudicarse tres torneos en dos años, entre los que se destaca el U.S. Amateur, en 2007, y ha sido única latinoamericana en ganarlo.

En 2008 fue estrella en el Abierto de Mujeres de este país, uno de los torneos más importantes para aficionados en los Estados Unidos, ya que se convierte en la segunda jugadora aficionada de la historia que logra terminar por debajo del par en el torneo. Además, logra quedar en el noveno lugar del escalafón All América, una selección de las mejores jugadoras universitarias en esta práctica. Esto significó para la colombiana “una carta de presentación para el mundo del golf, lo que ratifica que el trabajo duro trae resultados, y un bono más para mi confianza”, dijo Uribe Durán.

Al darse cuenta de que ya tenía el nivel, en 2009, Mariajo resuelve suspender sus estudios y convertirse en profesional. Al hablar acerca de su decisión afirma: “Le he dedicado más tiempo al golf que a la psicología. El golf es lo que me apasiona, mi carrera simplemente era como el plan B, por si el golf no salía. Y ya que me decidí por el deporte, la psicología va a ser un plan mucho más a futuro”, dijo ese año. 

Pero, además, de la dedicación casi total al golf, con la intención de convencer y apoyar a jóvenes que se interesen por el golf, Mariajo creó una fundación que denominó Fomento de Oportunidades Recreativas y Educativas, Fore, que es una palabra usada en la jerga de esta práctica, cuando una bola puede llegar a golpear a una persona, aplicada en este caso, como sinónimo de “interesarla” por este deporte.

La idea en la que se basa la fundación “es la creación de centros de actividades extracurriculares en los municipios menos favorecidos del país, ayudando a niños entre los 9 y 16 años. ‘En este momento estamos específicamente en Girón. La idea es hacer bibliotecas virtuales, talleres de liderazgo, lúdicos, cualquier cosa en la que los niños aprendan a manejar mejor su tiempo libre’, dijo la golfista, quien además advierte que, ‘no queremos suplir una necesidad que debería ser dada por el gobierno, sino, simplemente, darles esas herramientas para que ellos puedan tener un mejor futuro’” (Federación Colombiana de Golf). Una de las metas de Fore es dar becas en universidades y un subsidio económico que ayude a que la población infantil menos favorecida estudie y no se dedique a la creación de pandillas o que se sigan aumentando los índices de embarazos no deseados en menores de edad.

En 2009, a los 19 años, decidió convertirse en profesional, y desde ese momento ha logrado 15 top ten, un subtítulo en el Brasil Cup, en 2010; un título en el mismo certamen, en 2011; un tercer puesto en el Manulife LPGA Classic de Canadá en 2015, y el décimo lugar en el Masters de Evian 2014, en Francia, su mejor actuación en uno de los cinco majors del golf femenino.    

Su paso por el ciclo olímpico ha dejado importantes huellas. En su primer certamen los Juegos Suramericanos Santiago 2014 se adjudicó una medalla de plata y conoció de primera mano el movimiento olímpico. 

Luego vinieron las consagraciones en los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, y la doble medalla de oro en los Juegos Panamericanos Toronto 2015, lo que sin duda marcó su carrera profesional y le dio mayor visibilidad a su deporte en el ciclo olímpico.

“Llevaré siempre en mi corazón este primer ciclo olímpico. Fue muy positivo empezar a participar y darle medallas al país. Es importante que figuras como yo compitamos y hagamos visible nuestro deporte en estos eventos”, dijo en su momento.

En Río 2016, en el regreso del golf, tras 112 años de ausencia del certamen (en San Luis, Estados Unidos 1904 fue la última vez que se programó este deporte), la colombiana, primera mujer colombiana clasificada en golf a unos Juegos Olímpicos, finalizó la competencia en la casilla 19, entre 60 participantes, en lo que significó el cierre de su primer ciclo olímpico y su histórico debut en unos Juegos Olímpicos. 

Después de Río 2016, María José Uribe vuelve a clasificar a los Juegos Olímpicos, los de Tokio 2020, celebrados en 2021, por la pandemia del COVID 19. Al final de su participación, Mariajo Uribe finaliza en la casilla 50.

Luego de su paso por la capital nipona, María José Uribe siguió participando en torneos profesionales de golf, con la mente puesta en alcanzar el cupo para París 2024.

El 24 de junio de 2022 comenzó su camino hacia la obtención del cupo para París 2024, que logró el pasado 20 de junio, luego de más de 30 torneos del Ranking Olímpico de Golf (OGR por sus siglas en inglés), al concluir en el puesto 48, entre los 60 clasificados. Para destacar durante estos dos años, María José se proclamó campeona en el Women’s NWS Open, con una tarjeta final de 14 bajo par, y finalizó una sequía de títulos de 13 años, desde que consiguió el título en la HSBC Brasil Cup, en el LPGA, y obtuvo la medalla de plata en los Juegos Panamericanos Santiago 2023.

En la plenitud de su vida y de su deporte llegará María José Uribe, a París 2024, para caminar y competir al lado de las más portentosas figuras, de un deporte considerado de alta alcurnia.