Categorías
Atletismo Home Noticias Principales Paris2024

Los sueños de un amor a primera vista, Éider Arévalo

Una frase popular dicta que: “no hay sueños imposibles, sino hombres incapaces”, para el marchista colombiano Éider Arévalo aquella oración hace parte del motor a la hora de enfrentar todos los retos propuestos a lo largo del recorrido que tiene por nombre su carrera deportiva.

Londres 2012 representó su primer sueño: “cuando era pequeño sí soñaba en llegar a unos Juegos Olímpicos, pero era algo que divisaba muy lejos. Después de un momento, seguí trabajando sin dejarlo de lado y llegó ese sueño”.

Sin embargo, 12 años después, París 2024 también tendrá un nuevo sueño, uno más ambicioso, pero igual de posible: “tener la medalla olímpica significa el sueño hecho realidad”. La presea olímpica es el punto más alto para la carrera de un deportista, una carrera que en el caso de Éider está acompañada por la constancia.

Junto con la perseverancia, Eider resalta la satisfacción que genera dedicarse a su principal pasión, de la cual se enamoró desde el primer momento en el que la conoció: “El atletismo significa todo para mí, porque fue en lo que inicié. Me enamoré de la marcha porque yo veía mucho el gesto técnico, los movimientos del cuerpo, me gustó muchísimo como se hacía esta modalidad del atletismo”.

A su vez, el bogotano resalta que la marcha atlética tiene un significado de tranquilidad, determinación y resiliencia, porque son esos los implementos deportivos que se necesitan para ser un buen deportista, destacando que gracias al deporte también crecieron en su mente sus “perspectivas y fronteras”.

También existe otro pilar fundamental en la motivación diaria de Édier: “Inicio cada mañana, primero siempre dándole las gracias a Dios, porque me da la energía, la vida, las fuerzas para seguir adelante y segundo mi sueño de llegar a unos Juegos Olímpicos y traer una medalla para Colombia”.

El apoyo de la gente es otro de los aspectos que más resaltan, para Éider, durante una competición: “uno siempre recibe esa energía positiva de todas las personas a su alrededor. Ellos también quieren, así como uno, que se irradien esas ganas de querer hacer bien las cosas, de querer ganar.”.
Éider Arévalo, el atleta colombiano que no dudó en su amor por la marcha atlética y que lo correspondió a través de la entrega diaria, la perseverancia y los sueños que dejan en alto a Colombia.